Conociendo a los Salmonidios

Si deseas compartir o encontrar algun dato util, como manuales o consejos varios para la pesca con mosca ; este es tu lugar.

Conociendo a los Salmonidios

Mensaje sin leerpor Cesar Vejar el 14 Nov 2013, 20:54

Imagen

EL OJO DE LOS SALMÓNIDOS

Anatómicamente el ojo de truchas y salmones es bastante parecido al de los primates y posee los requerimientos para una buena percepción de la forma y el color.
Su sistema óptico para el enfoque de la imagen, depende esencialmente de la lente o el cristalino esférico, en este caso de gran poder (de refracción) convergente.

A diferencia de los primates, que recurren a una modificación de su forma para enfocar, los peces lo hacen proyectando el cristalino hacia adelante o atrás, con lo cual obtienen un resultado similar.
En un principio se creyó que estos peces eran miopes, pero posteriormente se comprobó que en un medio acuoso se comportan normalmente. Habitualmente están focalizando el medio cercano que los circunda y si algo más distante les llama la atención, retroceden su cristalino, adaptándolo a una visión lejana.


La retina de los salmónidos, es una membrana fotosensible receptora de los estímulos visuales que posee las mismas diez capas celulares que la retina humana; con células foto receptoras para la visión nocturna (bastones) y para la visión diurna (conos).


La zona de la retina donde se concentran los conos, es totalmente distinta en el pez que en la retina del hombre y depende su concentración de una mayor o menor discriminación visual y siempre se tenderá a ubicar en estas zonas, las imágenes de lo que llama la atención.
Dicho de otra manera: es como si el pez y el hombre tuvieran dos retinas, una formada por los conos para ver de día y otra formada por los bastones para ver de noche. La maquinaria de los bastones tarda -desde que se enciende- entre 20 y 30 minutos para ponerse totalmente en funcionamiento y la de los conos unos pocos minutos. Para corroborar esto basta con una sencilla prueba: apagando todas las luces de una habitación recién a los 15 a 20 minutos comenzaremos a ver, discriminando o diferenciando los bordes de los objetos a nuestro alrededor.

Esto explica porqué la trucha no toma las moscas durante una media hora al anochecer.

PERCEPCIÓN DE LA FORMA Y DEL MOVIMIENTO

El mecanismo ya mencionado de desplazamiento del cristalino hacia atrás o adelante, permite la eficaz focalización de las imágenes en la retina con una buena definición. Comparándolo con una cámara fotográfica, el avance o retroceso del objetivo, permite el correcto enfoque en la película (retina).
Precisamente el pez tiene una mayor concentración de conos en la periferia de la retina y de bastones en el centro de la misma. Si tenemos en cuenta que la concentración de conos nos permite ver mejor los detalles, sabremos que todo lo que llame la atención de la trucha (movimientos bruscos principalmente) tenderá a fijarse en la zona de mayor concentración de conos, o sea en la periferia de la retina.
Es por ello que si un pescador está a pocos metros del costado de una trucha, ésta lo mirará con la zona central de la retina (baja agudeza visual porque no hay conos). Si el pescador no hace movimientos bruscos, no llamará la atención del pez.

PERCEPCIÓN DEL COLOR

Esto ha sido motivo de mucha experimentación. Las truchas perciben un espectro cromático muy similar al del hombre, pero más extendido hacia la zona ultravioleta y se cree (sobretodo con las jóvenes) que cuando existe una relación comida-color, la discriminación de los tonos se hace más notable y la repuesta más discriminatoria.
La visión cromática haría las veces de mediadora de las modificaciones del color del cuerpo, acorde con el ambiente.
Me arriesgo a pensar que el color del dorso de la trucha marrón y quizá la fontinalis, estaría dado por su ubicación más cerca del fondo del río, con el que se confunde y el de la arco iris, posicionada más en una profundidad intermedia o superficial, al color del agua en movimiento.
Esta facultad de percepción cromática, está relacionada también con la reproducción.
Conocemos las variaciones de color de los salmones en esas épocas y se ha demostrado, que en algunas especies las hembras reconocen a su pareja por las variaciones de tono del color de sus cabezas, distintos en cada individuo.

PERCEPCIÓN DEL ESPACIO CIRCUNDANTE

Este tema tiene que ver con la famosa “ventana de visión de los salmónidos”, tanto dentro de su medio, el agua, como fuera de él sobre la superficie.
Dada la posición de los ojos de la trucha, no se sabía con precisión que extensión tenía el campo de visión binocular, ni para que lado se extendía más.


Cuando hablamos de visión binocular esta no es sino el espacio donde las áreas visuales de cada ojo coinciden, superponiéndose en algunos casos (como en el hombre) y fusionando las imágenes semejantes, pero no idénticas, percibidas uniocularmente. Debido a la distancia interpupilar, observamos un objeto desde un distinto ángulo de mirada.
La visión inocular, también llamada panorámica, es utilizada mayormente para detectar objetos móviles, sin mucho detalle, provocando rápidas reacciones de alarma ya sea para huir o de persecución para agredir.
Generalmente estas reacciones hacen que el animal trate de orientar la zona visual de su campo binocular, con el fin de afinar la percepción y ubicarlo más eficazmente.
Es así que los animales depredados poseen reducidos campos de visión binocular hacia adelante y hacia atrás y amplia visión panorámica (o directamente no tienen ninguno). Los depredadores están dotados de un buen ángulo de visión binocular y menos visión panorámica.
Es evidente que los primeros dependen de poder detectar rápidamente al agresor y huir para su supervivencia, mientras que los segundos necesitan la fineza de la visión binocular para asechar y perseguir eficazmente a su presa.
En el desarrollo evolutivo de las especies el sacrificio de lo primero por lo segundo, presupone que ya bien por ferocidad, astucia, inteligencia o extrema adaptabilidad, este animal se sienta seguro en su hábitat natural.

Los salmónidos, de ubicación sagital en su medio, a diferencia de los peces que yacen en el fondo (raya etc.) tienen sus ojos colocados semilateralmente, mientras que en estos últimos están arriba en el dorso.
Eso demuestra cual es el área que más les interesa controlar: adelante, arriba, atrás y a los costados, los peces que ocupan aguas intermedias; arriba principalmente los que se sitúan en el fondo.
Por lo tanto truchas y salmones tienen un campo de visión binocular de aproximadamente 36º, con zonas ciegas abajo y en el extremo posterior. Esto -aclaramos- no es la “ventana de la trucha” sino el área de visión binocular en el medio acuoso.
La ventana es la zona circular inmediata superior a la posición supra acuática de la trucha, o sea el espacio exterior que se extiende (con forma de cono invertido) en un ángulo de 97º aproximadamente. Por allí penetran los rayos luminosos provenientes de los objetos exteriores que refractándose en el medio acuoso distinto al aire, llegan a los ojos del pez. El tamaño de la misma varía de acuerdo a la profundidad en que este se coloque. A más profundidad más se ensancha el cono de visión y contrariamente éste se achica a medida que la trucha se sitúe más cerca de la superficie.
A través de esta ventana de visión, la trucha observa al pescador en la orilla. Esto hace que debamos acercarnos muy cautelosamente a las orillas para no ser vistos.


Desde la óptica del pez, decíamos que tiene el ángulo límite de 97º (reiteramos, en forma de cono invertido) para que la dirección de su mirada, emerja de la superficie del agua. Pero en toda la zona periférica de “la ventana” estos rayos inciden muy “angulados”, llegando al momento crítico en que en vez de penetrar y refractarse, se reflejan en la superficie, escapando por lo tanto a la percepción del pez, que fuera de su ventana sólo ve el fondo del río reflejado. Todo lo que esté más allá de ese ángulo, insistimos, se reflejará como un espejo en la superficie, mostrándole al pez el lecho del río.
Al borde de la ventana, donde comienza la percepción del pez, las imágenes para él se presentan mucho más pequeñas y difusas de lo que son en realidad. Por lo tanto una mosca flotando en la superficie será “vista” con dificultad cuando ingresa a la “ventana”, llamará o no la atención y será registrada e inspeccionada al acercarse al centro de la misma; si suscita mayor interés, el pez entonces se aproximará y tratará de ubicar su área de visión binocular abarcando la presa, en este caso, la mosca.
No ocurre lo mismo en su propio medio acuoso, donde interviene también su visión panorámica y no funciona el sistema “ventana”.
Pero más allá de esto, no hay tampoco que olvidar a los otros sentidos, olfativo, táctil y auditivo, quizás más determinantes que la propia visión.
La llamada “línea lateral” con reservorios nerviosos altamente especializados, ligada al sentido del tacto, detecta cambios de presión del agua y mínimas alteraciones en sus movimientos, pudiendo percibir ondas producidas por una microscópica pulga de agua que se desplaza muy lejos de su posición.
Todo esto hace suponer que faltándole uno de sus ojos, la trucha sigue desempeñándose con chances.
Años atrás en el Sur este tema de la visión de la trucha, que tanto me ha preocupado, me puso -como una paradoja del destino- frente a un dilema ético: disponiéndome a liberar al pez, advertí que el anzuelo había interesado uno de sus ojos. La sorpresa aún más desagradable fue comprobar que ya no tenía tampoco el otro. ¿Soltarla dejándola ciega a merced de sus predadores o, en el mejor de los casos, sin la posibilidad de procurarse alimentos? ¿Sacrificarla sería realmente un acto caritativo?
De todas formas la liberé y hoy más que nunca pienso que también hice “biológicamente” lo correcto.

CON EL CRISTAL QUE LAS MIRAMOS

Por todo lo dicho el pescador con mosca debe tener presente que a una trucha no solamente se la pesca, sino que también se la caza en el más puro y literal sentido del asecho y el lance.
Para ser breve, debemos antes que nada proveernos de lentes polarizados.
Un cristal polarizado es como una persiana americana con numerosas rejillas paralelas, muy juntas entre ellas, por eso cuando enfrentamos dos vidrios polarizados en cruz, se anula todo paso de luz entre los mismos.
La razón de porqué con un cristal polarizado podemos ver mejor debajo del agua, es sencilla: con él eliminamos gran parte de los rayos de luz solar reflejados sobre la superficie.
Los distintos colores de lentes que podemos usar, dejan pasar las longitudes de onda de su propio color y absorben las otras, por eso con los filtros grises perdemos contraste, pero se preservan los colores y son ideales para días de sol radiante. Los filtros marrones mejoran los contrastes, pero cambian los colores que vemos. Se indican para días nublados o de luminosidad media. Y los amarillos aumentan el contraste y están indicados para días de muy baja luminosidad, incluso de visión nocturna.
Además de lentes, es conveniente ayudar a nuestra propia visión “poniéndola a la sombra” con un sombrero de ala ancha o una gorra de amplia visera.
De esa forma, bien “pertrechados” ópticamente, acercándonos cautelosamente al río, evitando movimientos bruscos y sin indumentaria de colores estridentes, podremos observar por fin al pez, teniendo en cuenta que todo lo que miramos debajo del agua, lo observamos más cerca de la superficie y menos profundo de lo que realmente está (por ejemplo a nuestros propios pies sumergidos en el agua los veremos “más cortos”).

TERMINANDO CON ALGUNOS MITOS

Conclusiones:

1º) Debido a que la concentración de conos es muy inferior en la trucha, ésta tiene una agudeza visual 8 veces menor que la nuestra, por ello no ve el anzuelo hasta que no lo tiene cerca.

2º) Tiene un reducido ángulo de visión binocular y como su agudeza visual es baja, no desarrolló su visión estereoscópica (cálculo de profundidad y distancia) por ello muchas veces “le erra” a la mosca.

3º) Su área de visión consciente no se encuentra en la zona de la retina por ello no nos detecta si estamos a pocos metros o a su lado quietos.

Es obvio que la función visual de los salmónidos es de fundamental importancia en su comportamiento, aún sin ser absolutamente condicionante. Pero es su interacción con los otros sentidos lo que determina la conducta.

Hay que destacar que la evolución final de la visión no está en la mayor especialización del ojo, sino en una progresiva y mayor eficacia del cerebro en el análisis e integración de las sensaciones visuales, al servicio del individuo.

Por eso el hombre posee un evolucionado cerebro con un bien desarrollado lóbulo occipital visual, porque la visión condiciona preferentemente su conducta, en cambio truchas y salmones, poseen un pequeño cerebro reservado en su totalidad al sentido del olfato. No hay por lo tanto un real analizador de los estímulos visuales. Habrá si un registro de los mismos y la consecuente respuesta motora, pero esta difiere substancialmente de la nuestra.

Por más que algunos quieran, no podemos “ver” como estos peces y tampoco imaginarnos como ellos “ven” su mundo.

enlace: http://www.linea4.com.ar/articulos/tecnicos/vision.htm
Enviado desde GALAXY Note II
César Antonio Véjar Navarro

Imagen
Avatar de Usuario
Cesar Vejar
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 477
Registrado: 30 Mar 2012, 21:56
Ubicación: Osorno
Nivel de conocimientos en la pesca con mosca.: Mosquero intermedio
Ciudad de Origen: Osorno
País: Chile
Equipo Mosquero: Guideline

Re: Conociendo a los Salmonidios

Mensaje sin leerpor juan ramon el 15 Nov 2013, 06:40

Muy buen aporte Cesar, muy interesante a la par que curioso.
El buen pescador no es el que pesca más peces, sino el que, en vez de convertirlos en pescado, les permite seguir siendo peces..
Avatar de Usuario
juan ramon
Mosquero Nivel: PLATINIUM
Mosquero Nivel: PLATINIUM
 
Mensajes: 22
Registrado: 26 Oct 2012, 21:03
Nivel de conocimientos en la pesca con mosca.: Mosquero avanzado
Ciudad de Origen: Huesca
País: España

Re: Conociendo a los Salmonidios

Mensaje sin leerpor Boris Barria el 17 Nov 2013, 17:59

Exelentee aporte cesar!!! Felicitaciones un gusto leer...
Osorno city... Un lugar lleno de encantos...
Avatar de Usuario
Boris Barria
Moderador
Moderador
 
Mensajes: 130
Registrado: 18 Jun 2013, 16:38
Ubicación: Osorno
Nivel de conocimientos en la pesca con mosca.: Mosquero intermedio
Ciudad de Origen: Osorno
País: Chile
Equipo Mosquero: Guideline


Volver a Consultas y aportes para Mosqueros.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron
 
eXTReMe Tracker